LA OBRA DE PRADO NUEVO:

 

COMENTARIO AL EVANGELIO DEL

11 - 12 - 22

DOMINGO III DE ADVIENTO.

(MT. 11, 2-11.)

…. Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo.

Nos encontramos en el tercer domingo de Adviento, tiempo de esperanza y de alegría.

En el Evangelio, se nos muestra de manera clara la diferencia entre la Antigua Alianza, de Dios con Moisés y su pueblo, y la Nueva Alianza inaugurada con la venida de Cristo.

Dice Jesús que, nadie en la Antigua Alianza, hay mayor que Juan, el Bautista, precisamente porque es el profeta que allana el camino, el precursor del Mesías, y este Mesías será quien instaure la Nueva Alianza, el Reino de Dios en la tierra.

Jesucristo, con su muerte y resurrección, nos hizo herederos de ese Reino, por eso el más pequeño de este Reino, es mayor que Juan. ¿LLEGAMOS A COMPRENDER Y VALORAR ESTA GRANDEZA?

Jesús, alaba a Juan, y les ofrece como respuesta, a sus discípulos, signos liberadores desde la misericordia: "Los ciegos ven, los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia a los pobres la Buena Noticia".

Decíamos, que el tiempo de Adviento es fundamentalmente tiempo de alegría. La alegría tiene que ver con la esperanza. Si falta la esperanza todo se hace imposible, todo se convierte en castigo; sin esperanza los días están vacíos.

La esperanza es dichosa, viene Jesús, Buena Noticia para todos, especialmente para los más pobres.

Que se alegren los cautivos y oprimidos, porque Él romperá cadenas y pagará rescate.

Que se alegren los pecadores, porque Él les regalará el perdón y la gracia.

21